Profesía autocumplida: Si lo deseas, lo lograrás...¡Descubre de qué se trata!

Muchas veces creemos que lo que funciona es tener bajas expectativas por sobre todo, para luego sorprenderse si salen las cosas mejor de lo que se creía en lugar de sufrir una decepción. Pero no funciona tal teoría. Necesitas ser una persona optimista por varias razones. ¿Has escuchado a caso sobre la profesía autocumplida y todo el poder que ésta tiene?.

Lo mejor es que tener la cuota de optimismo necesario. Tampoco se trata de tomar riesgos sin sentido, sabiendo que hay un gran margen de error.

Tienes que aprender que el poder de la mente, y la relación que ésta tenga luego con tu cuerpo por consecuencia…es lo que te llevará a donde desees. Necesitas conocer cuán poderoso eres.

¿Qué es la “profesía autocumplida”?

El optimista suele ser más feliz por practicar tal mecanismo. Es simple: cuando una persona esta extremadamente convencida de que puede lograr algo y que lo hará pase lo que pase, su estado de ánimo se modifica como así su capacidad.

Lo mismo sucede de forma contraria si se adoptan pensamientos depresivos. Podemos relacionarlo entonces, si se quiere, con la ley de atracción. Se trata sin más, de aceptar el “siendo” del presente y trabajar con el mismo, para que el que “siendo” del futuro sea posible y real.

¿Cómo? es un proceso, pero intenta cambiar tu manera de interpretar la vida y lo que sucede en ella. Antes de actuar como lo harías, piensa el camino inverso. No se trata de cómo ves el futuro, sino intenta trabajar sobre el pasado y el presente.

El optimismo está relacionado con el pasado y no con el futuro

Lo que define a una persona como optimista o pesimista no es tanto las expectativas que construyan, sino su manera de interpretar lo que sucede.

Por ejemplo, si vamos a una entrevista laboral y no nos llaman hay dos caminos por tomar. Uno puede ser pensar que “nunca podría conseguir un trabajo porque el currículum no es competitivo”, o por otro lado elegir interpretar “que nada tiene que ver con nosotros la decisión”. Quizás simplemente no aplicábamos para dicha búsqueda.

En consecuencia, depende de cómo interpretes los sucesos del pasado para que no modifique tu visión a futuro. Tu estima tiene que estar bien asentada. Debes saber quién eres y qué quieres, para que lo primero que ocurra no termine por tumbarte.

Disfruta del camino más allá del final

No siempre lo que tiene que suceder, sucederá al instante. Muchas veces habrá que transitar un camino antes de llegar a la meta. Y nada tiene de malo.

Ese proceso es el que debería de ser más placentero. En el momento que no suceda de tal modo, lo mejor será replantearse cómo es que lo estamos viviendo y cómo estamos administrando nuestras energías.

 ¡LO HARÁS! 

Te puede interesar: